0

Tu carrito está vacío

Es fácil imaginar que durante la primavera y el verano vas a querer salir a pasear con tu bebé, porque son épocas del año en las que todos nos sentimos mejor y más alegres. Los bebés también. Y es lógico. Como hace buen tiempo los sacamos más a la calle y al respirar aire puro y tomar la luz del sol, adquieren un aspecto más saludable.

Con el bebé de paseo cada día

Este buen hábito hay que mantenerlo también durante los días algo menos amigables del otoño e invierno. Por supuesto, con el bebé bien abrigado en su cochecito y eligiendo para el paseo las mejores horas del día y las zonas más alejadas del tráfico.

Mediante el paseo, además de tomar el aire y el sol, el niño se acostumbra a observar y explorar el paisaje y a estar con personas diferentes a las de la familia. Esto los estimula, los vuelve más receptivos y les ayuda a vencer el miedo a los extraños, ¡cómo no van a sentirse más felices fuera de casa!

Por eso, lo normal es que el pediatra te recomiende sacar a tu bebé de paseo a diario. El motivo radica en que la luz del sol (no el sol directamente) fortalece el sistema inmunológico y favorece el crecimiento (esto es así porque ayuda a sintetizar la vitamina D, que es la que fija el calcio a los huesos). 
Además, salir de paseo, aunque vayamos por la sombra, es el tratamiento ideal para los bebés que tienen ictericia. Esta alteración se debe a la acumulación de bilirrubina en el organismo, una sustancia que confiere un tono amarillento a la piel. Y es que está comprobado que la luz del sol contribuye a normalizar el nivel de este pigmento corporal.

De paseo con el bebé cuando hace frío

Para que disfrutes del paseo sin volver a casa con un problema de salud es importante que:

- El bebé vaya bien abrigado dentro del cochecito. Si lleva las manos fuera debe llevar guantecitos.
- Si el paseo es en silla, tienes que ponerle su ropita acolchada y el cubrepiés de la silla. Y si llueve, la burbuja que tu coche siempre debiese incorporar.
- Conviene que el paseo lo realices a paso ligero, no te detengas mucho tiempo en ningún sitio, ya que los bebés no regulan bien su temperatura corporal y las corrientes de aire pueden bajarla mucho.
- Elige las horas centrales del día, así el sol aportará más calor a tu desplazamiento.
- Mejor por parques y jardines. Prescinde de zonas con mucho ruido y contaminación de tráfico.
- Si el clima no acompaña, con media hora en la calle es suficiente.
- Si el bebé no se encuentra bien, le duelen los oídos o está pasando por un proceso catarral, no arriesgues, deja el paseo para otro día.


Suscríbete